En una década marcada por la incertidumbre económica, los metales han tocado fondo y un rally alcista parece apoderarse de estas commodities.

El precio de petróleo y sus últimos devaneos en la bolsa ha dado el pistoletazo para que el sector del metal se asiente y prepare a los inversores alcistas para una carrera uniformemente acelerada.
Así lo atestigua el índice de referencia Bloomberg Commodity Index, que valora la recuperación de los metales -después de los mínimos de enero- con una subida nada despreciable del 10 %.

China es uno de los motivos del efecto implosivo de la recuperacion de los metales: después de su hibernación del 2015, annus horribilis en el que su crecimiento bajó del 20 % al 5 % – lo que, al ser el principal comprador mundial de níquel, cobre y zinc, generó una excesiva producción de metales que no se vendían-, ve cómo su bolsa repunta en un 12 %.